Jugar como una fruta no es jugar. Mònica Planes i Alejandro Palacín

Exposición actual

Jugar como una fruta no es jugar, de Mònica Planes (1992) i Alejandro Palacín (1989), és la primera exposición como tándem creativo de los dos artistas residentes en l’Hospitalet. Planes i Palacín parten de una investigación entorno a los espacios de ocio y los objectos cuotidianos par reflexionar sobre las diferencias entre utilizar y jugar.

En su investigación han llegado a ciertos patrones que se repiten, arquetipos de las tipologías tanto de los espacios de ocio como de los objetos: un teatro griego, unskatepark, una pica, una bañera, una bandeja , etc. Para interrelacionar unos con otros, se reduce el espacio a la categoría de objeto haciendo reproducciones a escala: de esta forma, un teatro puede acabar siendo una pica y un skateparc puede ser un plato.

Llegado a este punto que los nuevos objetos tienen que ser actividades, propiciando la interacción entre el objeto cuotidiano y el elemento que habitualmente encajaría: una pica y el agua, o un plato y la comida, por ejemplo. En esta activación es donde se detectan relaciones formales y esenciales tanto de los espacios como de los objetos: en una pica teatro, el agua cae por las gradas de la misma forma que la mirada del público se precipita sobre la escena, que en este caso estaría protagonizada por un escape.

Con un comisariado a cuatro manos de David Armengol i Albert Mercadé, Planes i Palacín proponen ver hasta que punto es el entorno  el que ejerce una influencia sobre nosotros o sí, por contra, somos nosotros los que somos sujetos dentro del espacio.