Arranz-Bravo en Cadaqués

Eduard Arranz-Bravo ha sido uno de los artistas catalanes que vivió con más intensidad el que se ha denominado como la última época dorada de Cadaqués: en setenta y ochenta, un momento en que se dieron encontrada a la población empordanesa artistas como Marcel Duchamp, Richard Hamilton, John Cage, Merce Cunningham, Diether Roth, Joan Ponç o Salvador Dalí. Su estudio-residencia en la fábrica de Sardinas (donde vivió permanentemente entre 1985 y 1991) aconteció ser uno de los puntos de confluencia de la comunidad artística, donde tuvieron lugar recitales de magia de Joan Brossa, acciones musicales de John Cage, grabaciones de cine, debates, exposiciones y happenings. Así mismo, Arranz-Bravo fue el artista que más veces expuso a la galería Cadaqués de Lamfranco Bombelli (hasta 14 ocasiones), uno de los núcleos artísticos de la población. La exposición quiere recrear este ambiente internacional y creativo, así como rememorar la amistad estrecha que unió Arranz-Bravo con amigos próximos como Richard Hamilton y Diether Roth, a través de obras y documentos de la colección personal del artista así como provinentsdel MACBA (Interfaces, Hamilton-Roth, 1979).

El ambiente abierto y rompedor de Cadaqués inspiró un nuevo momento artístico a Arranz- Bravo, más experimental y polifacético. La exposición muestra la apertura del artista a la acción performática, tanto a su estudio (Acciones con Roberto Rambaldini (1980) oPeter Gersina (1985), Acción Uno (1985), Acción Al Jonson (1985,) como en el marco urbano de Cadaqués (Cadaqués Azul, 1987). También se adentró en el terreno cinematográfico (como director del film Triade con Peter Gersina y Bigas Luna); y se aplicó por primera vez en el género escultórico, desarrollando series de terracota y bronce producidas por Lanfranco Bombelli. Así mismo, su obra pictórica se vuelve también ahora más abierta, simbólica y afirmativa.

La exposición presenta una compilación de obras significativas entre 1985 y 1992, provenientes tanto del fondo de la Fundación Arranz-Bravo como de la colección particular del artista. La muestra se cierra con una serie de homenajes contemporáneos del pintor catalán dedicados a la evocación de Cadaqués, uno de los cuales realizado con el artista Bernat Daviu, que quiere homenajear el espíritu fértil colaboración artística que reinó en el curso de los años ochenta a la población empordanesa.

La exposición se acompaña con un catálogo, con una entrevista de Bernat Daviu y Albert Mercadé a Eduard Arranz-Bravo, y el texto de Albert Mercadé: Arranz-Bravo y el âge de oro de Cadaqués.