Contrapunto. Arranz-Bravo

Colabora EASD Serra i Abella de L’Hospitalet

No existe rastro ni acción en la figura de Arranz-Bravo que no nos aparezca, reluciente, como un fervoroso contrapunto. ¿Y qué forma de arte avanzado no lo es? Contrapunto, sobre todo, ante su tiempo artístico. Nos referimos a la extraordinaria celebración cromática que significó la fábrica Tipel en contraste con el gris del franquismo. O su figuración efusiva reaccionando contra la abstracción informalista dominante durante los sesenta en Barcelona. Contrapunto vital, también, cuando, en su punto álgido de popularidad, y en pleno fervor ciudadano a las puertas de la muerte de Franco, nuestro artista se traslada a una masía en Vespella de Gaià (Tarragona), donde permanecerá durante más de una década. Contrapunto, también, durante los ochenta: cuando ajeno al boom pictórico que caracterizó aquellos años, se refugió en la población marinera y taciturna de Cadaqués. Y, finalmente, contrapunto artístico y vital a partir de los noventa: el movimiento conceptual marca el tono artístico de una década antipictórica, contra la que nuestro artista reacciona acentuando su interés y dedicación por una disciplina que se ha ido convirtiendo en su refugio privilegiado, plataforma vital para reflexionar sobre cuestiones profundas de la existencia.

Arranz-Bravo entiende su obra actual como una especie de contrapunto musical: este sonido breve, vibrante e intenso que contrasta con toda la música ambiental de fondo de la partitura, pero no para negarla, sinó para afirmarla con más rotundidad. Un golpe cromático sentido que nos haga vibrar, como seres humanos. Es como una roca agreste en medio de la uniformidad de un jardín japonés: una nota grave inesperada en una fuga ascendente de Bach; o como una pincelada espontánea y precisa sobre un fondo pálido en uno de los últimos cuadros de Joan Miró. Momentos sutiles de intensidad creativa, que Arranz-Bravo ha trabajado metafóricamente para la exposición, en un proyecto de conjunto que integra la pintura, la escultura, el dibujo y la obre sobre papel.

La exposición cuenta con la colaboración de l’Escola d’Art i Disseny Serra i Abella de L’Hospitalet, que durante el curso de la exposición presentaráun proyecto de fotografóa y diseño a partir de la idea de Contrapunt.